¿Qué debo valorar a la hora de contratar un seguro de R.C. de Administradores y Directivos?

Aparte del evidente aspecto de la prima (coste del seguro), es importante valorar otras cuestiones de importancia vital a la hora de proceder a la contratación de este tipo de seguro, ya que de su contenido pueden derivarse importantes efectos a la hora de hacer uso de las coberturas:

  • Suma asegurada: Es la máxima indemnización que estará obligada a abonar la aseguradora en caso de producirse un siniestro. Suele incluir un doble límite, uno temporal, referido habitualmente al periodo de cobertura de la póliza y otro por siniestro.
    La adecuada elección de dicho límite es un aspecto determinante en la elección del seguro, ya que la elección de importes excesivos o escasos podrían dar lugar respectivamente a situaciones de infraseguro o sobreseguro.
       
  • Franquicia: La suma dineraria que correrá a cargo del asegurado en caso de siniestro.
     
  • Coberturas: La selección de las coberturas dependerá de las necesidades específicas de cada asegurado, aunque la póliza debería incluir, al margen de la cobertura principal relativa a la responsabilidad civil para la actividad de dirección y administración de la actividad, la de defensa jurídica, gastos de investigación y la constitución de fianzas y avales en los ámbitos civil y penal (p.e. aval concursal).
  • Periodo informativo o de descubrimiento: Periodo al que se extiende la cobertura una vez cancelada la póliza.
  • Cobertura para empresas filiales y participadas
  • Exclusiones: Por lo general se excluyen del ámbito de cobertura los actos intencionados o deshonestos, hechos previos a la contratación del seguro y daños o lesiones corporales.  
  • Información: El coste del seguro se obtiene de la información facilitada por el solicitante del mismo en general mediante la cumplimentación de formularios al efecto; es imprescindible la correcta cumplimentación de dichos formularios, pudiendo el asegurador en caso contrario a rescindir la póliza e incluso a rechazar la cobertura de un siniestro.
     
  • Ambito territorial: El ámbito territorial de cobertura de la póliza debe coincidir con el geográfico dónde potencialmente pueda ser generado el daño.